La izquierda, Cs y El Pi ignoran a las familias y se niegan a tramitar la Ley de Conciliación de VOX.

Los partidos del Pacto de Gobierno en Baleares (PSIB-PSOE, Podemos y Més per Mallorca) con su voto en contra junto a la abstención de Ciudadanos y El Pi han abandonado a las familias. Han evitado que el Parlamento de las Islas Baleares iniciara el trámite de una ambiciosa Ley de Conciliación de Vida Familiar y Laboral. Se trata de una Propuesta de Ley que ha sido defendida por la diputada Idoia Ribas. El Partido Popular ha votado en favor de la propuesta de VOX.

Ribas ha lamentado que “una vez más asistimos al engaño de la izquierda hipócrita, la izquierda de los titulares vacíos, la de los discursos huecos, la que prefiere abrazarse al sectarismo político antes que servir a los ciudadanos de estas Islas en una materia en la que no cabe la ideología ni el partidismo, en algo esencial para la vida real de las personas que representamos en este Parlamento”. Ha censurado que el veto a la Propuesta de Ley se debe a que “la iniciativa es de VOX, no tienen excusa posible más allá de su sectarismo político antidemocrático”.

De Podemos ha dicho que son “las del nombre en femenino para tapar sus vergüenzas, para aparentar representar un feminismo que no se creen ni ellas mismas. Un partido donde para llegar a ser vicepresidenta del Gobierno, tiene una que ser la pareja del jefe”.

La diputada ha explicado que “el reto de la conciliación laboral y familiar es uno de los ejes fundamentales que debería sostener nuestro llamado Estado social o Estado del bienestar. Hoy hemos querido dar un paso más hacia una igualdad real de derechos de todos los miembros de la unidad familiar, especialmente los derechos de los niños y las personas dependientes. Una ley para todas las familias, especialmente para las numerosas, monoparetanles y en riesgo de exclusión”.

En la exposición de la propuesta ha remarcado que se trata “de una ley sin ningún tipo de carga ideológica, que pretende dar respuesta a un problema real que afecta diariamente a las familias que residen en nuestra Comunidad Autónoma y que se basa en los principios de libertad, igualdad de trato, corresponsabilidad, cooperación, transversalidad, concienciación, sensibilización social y de igualdad en las relaciones laborales, para favorecer también la igualdad entre hombres y mujeres a través de una conciliación responsable (…) La desigualdad en las cargas familiares perjudica a las mujeres a la hora de competir en igualdad en el mercado de trabajo, y a aquellos hombres que se ven privados de la posibilidad de compartir suficiente tiempo con su familia”

Según datos publicados el pasado mes de junio por el Instituto Nacional de Estadística, casi la mitad de los trabajadores, un 49,55% no puede modificar su jornada laboral para poder asumir responsabilidades relacionadas con el cuidado de otras personas. Según el módulo sobre conciliación entre la vida laboral y familiar publicado por dicho Instituto, tan solo un 17% de las familias con hijos menores de 15 años pueden permitirse utilizar servicios profesionales de forma habitual para el cuidado de sus hijos. El resto debe organizarse sólo, con su pareja, si es que la tienen, o bien, cerca de un 20%, se ve obligado a pedir ayuda a los abuelos, a otros familiares o a algún amigo. Según el citado informe, los principales problemas para conciliar son los horarios de trabajo imprevisibles o difíciles y las jornadas de trabajo largas. En concreto, el porcentaje de hombres que no puede cambiar su horario de trabajo supera al de las mujeres. También son más los hombres que no pueden organizar su jornada de otra manera para tener un día libre a la semana que les permita cuidar de sus familiares.

Por el contrario, son más las mujeres que afirman que el hecho de ser madres ha afectado a su vida laboral, reduciendo en mayor proporción que los hombres su jornada laboral para poder cuidar de sus hijos. Un 20% de las mujeres encuestadas han reducido horas en su trabajo, frente a un 3% de hombres.

También son las mujeres las que mayoritariamente interrumpen su trabajo entre 6 meses y 1 año para atender a los niños, concretamente un 20% de mujeres frente al 4,5% de hombres.

En cuanto a nuestra Comunidad Autónoma, el estudio publicado el pasado julio por la Fundación Gadeso, revela que el 96% de las trabajadoras del sector turístico de Baleares tiene muchas dificultades para compaginar las obligaciones familiares con las laborales, pero también el 67% de los hombres aseguran tener dificultades para conciliar.