PP y Cs no votan a favor de la libre elección de lengua y defienden la legislación que impone el catalán

VOX ha presentado una moción en el Parlamento de las Islas Baleares para derogar la normativa que veta la escolarización en español en las escuelas, permitir a los padres la libre elección de lengua, así como promover las modalidades lingüísticas mallorquina, menorquina, ibicenca y formenterense. La abstención de PP y Cs ha permitido que la inmersión en catalán continúe en las escuelas de las Islas. El diputado y portavoz, Jorge Campos ha lamentado que “una vez más el PP defiende la normativa que ellos aprobaron y que ha permitido la eliminación del español y del balear, que está siendo sustituido por el catalán. Ese consenso progre es perverso, dice que los padres no son nadie para elegir la educación de sus hijos y perpetúa la inmersión lingüística en catalán en las escuelas. Y que nadie se engañe: el catalán está siendo utilizado como una herramienta de adoctrinamiento y de odio a todo lo español. PP y Cs siguen con una Ley obsoleta de 1986 que tanto daño ha hecho a nuestro sistema educativo”


Ha asegurado que “esta cámara lleva demasiados años de espaldas a la ciudadanía, pero ahora esto ha cambiado: estamos nosotros que escuchamos a miles de familias discriminadas y denunciamos el falso consenso que ha permitido la imposición del catalán”


Campos, ha explicado que la moción se justifica porque “todos los organismos internacionales pedagógicos, incluyendo a la propia UNESCO recomiendan la educación en lengua materna frente a la inmersión obligatoria. Es factible y necesario, para mejorar los resultados, un sistema educativo basado en la libertad”. Ha defendido que “son las familias y no la administración los que deben escoger la lengua en la que desean escolarizar a sus hijos de entre las dos oficiales de Baleares. Gracias a la normativa vigente, la práctica totalidad de los alumnos matriculados en centros educativos públicos de Baleares ven reducido el uso académico de la lengua española a esas tres horas durante la totalidad de su vida escolar”.

A esta situación de veto del español en las escuelas se ha llegado porque la Ley de Normalización Lingüística de 1986 y el mal llamado Decreto de Mínimos de 1997, apuntalan la política de sustitución lingüística estableciendo que el porcentaje mínimo de presencia de lengua catalana en las aulas debe ser del 50 por ciento de horas lectivas totales, pero no establece un máximo, de modo que se invoca constantemente ese decreto para justificar la inmersión lingüística total en lengua catalana.


Campos se ha dirigido a la bancada de la izquierda y los nacionalistas que han intentado interrumpir su intervención: .”pueden gritar y demostrar lo sectarios que son. Somos los únicos que defendemos que nuestra lengua balear no es el catalán estándar que imponen en las escuelas. Proponemos la libertadde elección de lengua en la educación y se indignan porque creen que el consenso es lo que a la izquierda le va bien. Se les ha acabado su dictadura progre porque los de VOX vamos a ser muy pesados. Sí, vamos a estar cuatro años luchando por la libertad. Ustedes tienen miedo a la libertad”.


Los dos principales puntos de la moción se han planteado de la siguiente manera:


“1.- El Parlament de les Illes Balears insta al Govern de les Illes Balears a derogar toda la normativa que ha permitido la eliminación del castellano o español de las aulas e iniciar la elaboración de una nueva normativa que permita la libre elección de lengua en todos los niveles educativos en centros de enseñanza no universitaria sostenidos con fondos públicos.


2.- El Parlament de les Illes Balears insta al Govern de les Illes Balears a promover las modalidades lingüísticas mallorquina, menorquina, ibicenca y formenterense, así como las manifestaciones culturales de Baleares en los centros educativos y su aportación a la identidad cultural nacional, a la civilización y a la historia universal”.


El Grupo parlamentario de VOX Baleares también ha defendido el distrito escolar único, el pin parental y la evaluación periódica de la calidad de la enseñanza.