VOX estudia llevar a los tribunales por desobediencia y prevaricación a la Mesa del Parlamento balear si no cumple con las sentencias del Tribunal Supremo

El Grupo de VOX en el Parlamento de las Islas Baleares prepara un recurso para instar al presidente de la Cámara, el socialista Vicenç Thomàs, a cumplir la ley. La Mesa del Parlamento, de la que VOX no forma parte, ha acordado “engalanar” la fachada del edificio con bandera no oficiales, en este caso la bandera del arco iris. Ello va en contra de la sentencia del Tribunal Supremo 1163/2020 de 26 de mayo. El pasado lunes 19, ya se registró una queja por el mismo motivo, en esta ocasión por la bandera colgada en la fachada desde el despacho de Més per Mallorca. Desde la formación no se descarta recurrir a una querella ante los tribunales en caso de que Thomàs y la Mesa no actúen y desobedezcan la ley.

El diputado portavoz de VOX, Jorge Campos, ha señalado que “es increíble que la Mesa del Parlamento apruebe una ilegalidad, y que encima lo haga con el apoyo de PP y Cs que una vez más se pliegan a los caprichos de la izquierda. El Tribunal Supremo dice que los edificios públicos deben ser escrupulosamente neutrales. Vemos como desde los gobiernos del pacto se pasan la ley no por el arco iris, sino por el arco del triunfo. Así sucede en el Parlamento balear, en el Consell de Mallorca, en el Ayuntamiento de Palma y en otros tantos, y en la Delegación de Gobierno”.

Campos ha manifestado que, en el caso del Parlamento balear, pedirá explicaciones al presidente Vicenç Thomàs y a los grupos que integran la Mesa: “si no atienden a razones podrían verse ante un juez por sus posibles delitos de prevaricación y desobediencia. La izquierda debe dejar de considerar a las instituciones como su cortijo. Son las casas en las que reside la soberanía del pueblo, de todos. Y así como deberán asumir las consecuencias de sus actos, PP y Cs deberían empezar a ejercer la oposición en lugar de aliarse con el consenso progre”.

Por ello, ha asegurado que “estudiaremos las querellas contra todos los organismos públicos que vulneren la legalidad vigente. Nos da igual que sean banderitas de colorines o trapos estrellados. En democracia hay que respetar el Estado de Derecho y este es muy claro: en los edificios públicos solo banderas oficiales”

La sentencia del Tribunal Supremo con respeto al uso de banderas no oficiales en edificios y lugares públicos, sentencia que, por otro lado no hace más que destacar lo que ya estaba vigente en base a la ley 39/1981 de 28 de octubre, es meridianamente clara y no deja lugar a dudas o posibles interpretaciones. Dicha sentencia señala que “no resulta compatible con el marco constitucional y legal vigente y en particular con el deber de objetividad y neutralidad de las Administraciones Públicas la utilización, incluso ocasional, de banderas no oficiales en el exterior de los edificios y espacios públicos” (STS 1163/2020 de 26 de mayo, FJ sexto).