VOX insta a la derogación de la Ley de Memoria Histórica de Baleares por “partidista y revanchista”

VOX ha registrado una Propuesta de Ley para instar al Parlamento de las Islas Baleares a la derogación de la Ley 2/2018 de Memoria y Reconocimiento Democráticos de las Islas Baleares. Propuestas en la misma línea se han presentado en los parlamentos autonómicos en los que VOX ostenta representación. Así lo ha anunciado ante los medios el diputado y portavoz del Grupo parlamentario, Jorge Campos: “tanto esta ley como la nacional nacen con un afán partidista y revanchista para borrar el perdón mutuo que supuso la Ley de Amnistía de 1977. Los parlamentos no tienen como función reescribir la Historia. Nosotros sí creemos en la reconciliación”.

En la propuesta de VOX se recoge que la Ley “supone un ataque claro a la reconciliación nacional” ya que tiene como finalidad “es reabrir heridas, llamar al odio y crear división entre los españoles. La norma impide mirar hacia el futuro y la solidaridad entre miembros de una misma nación. Vuelve a un clima de crispación e impide que los españoles aprendan del pasado y miren al futuro para solucionar sus problemas (…) La norma pretende convertir al pueblo español en esclavo del año 1.936, impide que la historia siga su curso y trata de que se mantenga estática en el citado año”. Campos ha apuntado que se trata de una ley “que señala a buenos y malos. Es una ley contra la Historia de España con la que se quiere imponer una memoria única y colectiva”.

El texto incide en que “no se debe imponer un relato que de forma manifiesta falta a la verdad tanto por acción como por omisión. El peligro de crear una verdad oficial es desembocar en un Poder Totalitario en que la disidencia no es un derecho sino causa de persecución política, personal o profesional”. El portavoz parlamentario de VOX ha argumentado que “las leyes de memoria histórica lanzan una sombra de duda sobre la Constitución española, parece ahora que no fue lo suficientemente democrática. Lo que se pretende es socavar lo que significó la Transición. En su lugar se busca equiparar de forma inadmisible II República, democracia y Frente Popular”. Sobre el apoyo de PP y Cs a la Ley de Memoria y Reconocimiento Democráticos de las Islas Baleares, ha criticado que “asumen y aceptan la superioridad moral de la izquierda. Son incapaces de ir en contra porque se mimetizan con la izquierda”.

Muestra del partidismo de la ley es que, por ejemplo, en el artículo 23 se estipulan una serie de supuestos sólo aplicables a un bando, descritos de una manera ambigua para aquellos que “sustentaron el régimen”. Se promueven comisiones y estudios parciales (artículo 30) y se fijan sanciones (artículo 36) en aquello que se considera disidente del pensamiento único.