VOX pide una auditoria independiente del IMAS para garantizar un “funcionamiento transparente”.

El Grupo de VOX del Consell de Mallorca ha registrado una moción que se elevará al próximo pleno de la institución insular en la que se insta a poner en marcha una auditoría independiente de carácter económico y de servicios del IMAS, el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales. El conseller Toni Gili ha justificado la propuesta argumentando que “el IMAS cuenta con un presupuesto de 203,5 millones para 2020, lo que obliga a que su funcionamiento sea transparente”. “La ciudadanía tiene derecho a conocer de manera contrastada las necesidades y deficiencias que puedan existir en el área de servicios sociales”, ha asegurado.

Gili ha incidido en que “desde VOX somos conscientes de la labor que están realizando los trabajadores que se ocupan a marchas forzadas para que el servicio funcione en tiempo y forma.
Dicha labor merece un reconocimiento”. Pero ello no puede ocultar las deficiencias reiteradamente señaladas en la prensa y que deben esclarecerse para “alejar cualquier sombra de duda sobre el IMAS y en el caso de que se comprueben depurar responsabilidades y actuar con celeridad para corregir los errores”.

Desde VOX se ha denunciado que “el IMAS funciona como un estado dentro del estado, opera de forma autónoma al Consell de Mallorca y es difícil conocer su funcionamiento”. Como ejemplo, ha citado la duplicidad que se da dentro del propio Consell de Mallorca, con áreas de mujer dependientes del propio Consell y del IMAS: “esto debe corregirse, es increíble que en una propia administración se produzcan duplicidades, ello demuestra el descontrol económico y de gestión”.

Gili se ha mostrado preocupado por los casos de mala praxis que de forma periódica aparecen en la prensa sobre la custodia de menores. “Es un asunto muy delicado que debe tratarse siempre desde el respeto y la obligación de velar por los intereses de los niños. Es un tema sensible en el que siempre habrá descontentos. Lo que se trata es de verificar al 100 por 100 que todo se está haciendo de la manera correcta, como esperamos que sea. Nuestra propuesta debe tomarse como un mecanismo más de control”.

Ha señalado que el IMAS debe involucrarse en los procesos de adopción más allá de otorgar los certificados de idoneidad a las familias que quieren adoptar. “Lo que no puede ser es que las familias que quieren adoptar esperen meses y pasen todo tipo de filtros para conseguir el certificado de idoneidad y luego se encuentren desamparados cuando inician un proceso de adopción internacional. Si queremos una política real y social para ayudar a esas familias debemos prestarles apoyo jurídico, económico y psicológico durante todo el proceso. Una adopción en países como Ucrania o China puede ser un calvario, no podemos dejar solos a los mallorquines en manos de mafias locales. Las ECAIS (entidades de colaboración en adopciones internacionales) no siempre pueden llegar dónde debería llegar la administración pública”.

Al respecto ha señalado que “las adopciones, especialmente las internacionales, deberían ser competencia del Estado, pues estamos hablando de asuntos de índole internacional donde es evidente que el Consell de Mallorca ni llega, ni puede llegar, ni tiene el peso suficiente para actuar”.