VOX se encara con Armengol y sus socios que se niegan a defender la libertad de enseñanza que recoge la Constitución

El Grupo de VOX en el Parlamento de las Islas Baleares ha presentado una Proposición No de Ley (PNL) en la Comisión de Educación para instar al Gobierno balear a implantar el pin parental en los centros educativos. La PNL también recoge que el Parlamento inste al ejecutivo de Francina Armengol a “la defensa de todos los modelos de enseñanza”.

El primer punto de la PNL referido al pin parental ha sido rechazado con los votos en contra de los partidos del tripartipo PSIB-PSOE, Més per Mallorca y Podemos así como El Pi, PP y Cs. En el segundo punto, sobre a la defensa de todos los modelos de enseñanza, VOX ha contado con el voto favorable de PP y Cs, aunque ha sido rechazado por el voto en contra de la izquierda y El Pi.

Para el diputado y portavoz del Grupo de VOX y encargado de defender la PNL, Jorge Campos “la izquierda nos tacha de ir en contra de la libertad. Lo pueden repetir mil veces, pero no van a convencer a los ciudadanos que no son tontos. Es la izquierda la que cuestiona la educación concertada, la que impone el catalán en la escuela... No pueden darnos clases de lo que significa la libertad. Es indignante que el PSOE calle ante el ataque a la educación concertada y a la religión que hemos visto por parte de la diputada Gloria Santiago. Se ve que la única religión que le gusta a Podemos es la islámica que quieren calzar en nuestras escuelas”.

Por otra parte, ha lamentado que PP y Cs “no hayan apoyado el pin parental, la mejor herramienta para luchar contra el adoctrinamiento favorecido por la izquierda y el pancatalanismo que alienta y permite la socialista Armengol y su conseller Martí March, que por lo visto ni ve ni se entera de las denuncias de los padres”.

Desde VOX se ha mantenido que los poderes públicos deben garantizar el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. Campos ha defendido que se trata de “un derecho fundamental recogido en la Constitución Española que es vulnerado sistemáticamente en los centros educativos”.

Mediante la implantación del pin parental, la dirección del centro educativo se compromete a informar a las familias de los contenidos de cualquier materia, charla, taller o actividad que vaya a llevarse a cabo en horario lectivo y que afecte a valores morales, éticos, sociales o sexuales, que puedan resultar intrusivas para la conciencia y la intimidad de las familias. Además, Campos ha insistido en que “los proyectos educativos ofertados no deben ser evaluados ideológicamente sino a través de los resultados académicos obtenidos”.

El objeto de la PNL viene motivado por la necesidad de que tanto la educación pública como la concertada y privada convivan como opciones a elegir por las familias, en función de sus necesidades, simpatías o convicciones personales. Campos ha abogado por “la liberalización de la oferta educativa y que la demanda de las familias es la que debe juzgar el modelo de enseñanza, siempre dentro del marco constitucional. Debemos velar porque nuestros hijos reciban una información veraz y limpia de adoctrinamiento, eliminando de los colegios los materiales didácticos y libros de texto que falseen la realidad histórica de España o manipulen la información con la finalidad de inculcar ideologías políticas a los alumnos”.