VOX visita los centros de menores y constata la “necesidad urgente” de una Ley de Violencia Intrafamiliar

“Es imprescindible y urgente impulsar una Ley de Violencia Intrafamiliar, debe ser una apuesta decidida de todos los partidos para reconocer y atajar las situaciones dramáticas que se dan en los hogares españoles y que aumentan cada día”. Así se ha expresado el diputado del Grupo de VOX en el Parlamento de las Islas Baleares, Sergio Rodríguez, tras visitar los centros de menores de Es Fusteret (chicas) y Es Pinaret (chicos) que se ocupan de alrededor de 75 jóvenes que cumplen condenas por sentencias judiciales. Rodríguez ha visitado ambos centros en virtud del derecho que le asiste como diputado, previa petición al Parlamento.

El diputado de VOX ha constatado que en los centros de menores ha aumentado el número de jóvenes internos por agresiones familiares. Muchos de ellos son tanto víctimas como agresores de entornos familiares desestructurados. “No podemos mirar hacia otro lado. La violencia intrafamiliar es un problema real, una emergencia como tanto le gusta decir a algunos. Y los casos de dicha violencia van a más. Una Ley de Violencia Intrafamiliar debe tener en cuenta todos estos casos, tanto cuando los menores son objeto de maltrato o abuso, como de esos jóvenes que se adueñan de los hogares imponiendo situaciones de violencia a padres, madres, hermanos y abuelos, ante los que ahora se encuentran desprotegidos”.

Rodríguez ha querido reconocer el “enorme esfuerzo” del personal de ambos centros, de los que ha dicho que son “profesionales altamente cualificados con una vocación y empeño admirables”. De la misma manera ha señalado que “nos consta que se trabaja en la adecuación de los centros, si bien es necesario mejorar las instalaciones, especialmente en el caso de Es Fusteret. Estamos tratando con menores que se hallan en el último escalón, cerca de la prisión, y debemos contar con todos los medios humanos y materiales para evitarlo. Esta es una cuestión en la que no se deben escatimar los recursos económicos que en demasiadas ocasiones se despilfarran en chiringuitos ideológicos”. En la visita se ha comprobado que el porcentaje de los menores internos de origen extranjero se encuentra por encima del que representan en el total de la población. “Ello debe llamarnos la atención sobre las situaciones de riesgo en familias extranjeras. No se trata de criminalizar, sólo de contar con datos para desarrollar medidas eficientes de integración”, ha concluido Rodríguez.